Síguenos en:

Acceso profesionales


El Trasplante en Linfomas

Dra. Dolores Caballero
Departamento de Hematología
Coordinadora de Trasplantes y Unidad Clínica, Hospital Universitario de Salamanca.

 

Nuevos avances en trasplantes en pacientes con linfoma

Los linfomas son un grupo de canceres que afectan al sistema linfático. Se dividen en linfomas de Hodgkin y linfomas No-Hodgkin; aunque existen 30 tipos diferentes de linfomas todavía son desconocidas las causas por las que se producen. Se piensa que probablemente existe un factor genético acompañado de algún desencadenante como puedan ser factores ambientales. No es una enfermedad contagiosa y la gravedad del pronóstico depende del tipo de linfoma, de las características biológicas del tumor y de características del paciente como la edad, su estado de salud, etc…

{mospagebreak heading=Pagina 1&title=Tratamiento}

Tratamiento

El objetivo del tratamiento del linfoma puede ir desde la paliación a la cura definitiva y, dependiendo de la situación del paciente, el médico puede recomendar: radioterapia, quimioterapia, terapias biológicas o anticuerpos monoclonales solos o combinados con quimioterapia.
En linfomas de bajo grado el tratamiento puede ir desde “esperar y ver” a quimioterapia más anticuerpos monoclonales.
En los linfomas de Hodgkin y los linfomas No-Hodgkin agresivos la terapia de inducción incluye, generalmente, poliquimioterapia (más anticuerpos anti-CD20 en los linfomas No-Hodgkin B).
En linfomas localizados el tratamiento generalmente es poliquimioterapia más radioterapia.
Si estas opciones de tratamiento no son suficientes, y el paciente se encuentra en buenas condiciones, el trasplante de células progenitoras hematopoyeticas (autólogo o alogénico) puede ser la mejor opción.
En los últimos años se han incorporado, y en los años venideros se incorporarán, nuevas dianas terapéuticas en el tratamiento de los linfomas: otros anticuerpos monoclonales de células B, inhibidores de proteosomas, inhibidores de la histona deacetilasa; muchos de ellos están aún en ensayos clínicos.

{mospagebreak heading=Pagina 1&title=Indicaciones}

Indicaciones de trasplante en pacientes con linfoma

1.- Linfoma difuso de células grandes B:

Entre el 50-60% son curables con quimioterapia + anticuerpos monoclonales. La opción de un trasplante podría ofrecerse:

• Después de una segunda remisión completa (autotrasplante) (la mejor opción)
• Después de una primera remisión completa en pacientes que tengan un alto IPI (índice pronóstico internacional) (autotrasplante) (en ensayos bien diseñados)
• Los pacientes con linfomas refractarios no se benefician del trasplante.
• El trasplante alogénico es una opción tras una recaída después de un trasplante autólogo (mejor dentro de un ensayo clínico)

2.- Linfomas T periféricos:

el 30 % son curables con quimioterapia convencional. La opción de un trasplante podría ofrecerse:

• A pacientes en primera remisión completa (autotrasplante) o en segunda remisión completa (autotrasplante)
• Los pacientes con linfomas refractarios no se benefician del trasplante.
• El trasplante alogénico es una opción tras recaída después de un trasplante autólogo y podría ser también una opción para pacientes jóvenes en primera o segunda remisión completa (mejor dentro de ensayos clínicos)

3.- Linfomas foliculares:

están considerados como un tipo de enfermedad incurable, los anticuerpos monoclonales han significado una mejora en la supervivencia.

• Es difícil determinar la eficacia del trasplante autólogo aunque se sabe que prolonga el tiempo libre de progresión de enfermedad.
• Se ha demostrado un efecto claro del EICH y el trasplante alogénico podría curar el linfoma folicular y otros tipos de linfoma indolente (en ensayos clínicos)

4.- Linfomas de Hodgkin:

más del 80 % son curables con quimioterapia convencional.

• El autotrasplante es la mejor opción en pacientes con enfermedad sensible después de una recaída.
• El trasplante alogénico puede ser una opción de tratamiento después de haber fallado un trasplante autólogo (en ensayos clínicos), pero los pacientes con linfomas refractarios no se benefician de esta estrategia.

{mospagebreak heading=Pagina 1&title=Como se avanza en la investigación}

La única forma de avanzar en cualquier area de la medicina es la participación de los pacientes en ensayos clínicos bien diseñados. Yo personalmente animo a los pacientes a confiar en sus médicos participando en los ensayos clínicos que éstos les propongan.

Antes de que los nuevos fármacos puedan ser testados en ensayos clínicos con humanos, los nuevos fármacos pasan por numerosos ensayos en laboratorio y con animales.

Los ensayos clínicos en humanos pasan por cuatro fases:

Ensayos Fase I

• El objetivo prioritario en esta fase es determinar la seguridad, dosis máximas toleradas del tratamiento y los efectos tóxicos manifestados a diferentes dosis así como si los efectos tóxicos manifestados son reversibles. Habitualmente se incluyen muy pocos pacientes en esta fase.

Ensayos Fase II

• Se diseña con el fin de determinar la efectividad del tratamiento entre una muestra específica de la población de pacientes en las dosis e intervalos determinados en la fase I.
• En esta fase los ensayos precisan de un número un poco mayor de pacientes que en la Fase I y, generalmente, todos los participantes en un ensayo en fase II reciben el tratamiento que está siendo investigado.
• Los fármacos que han demostrado ser efectivos en ensayos en fase II pueden convertise en tratamientos estándar o ser evaluada su efectividad en esnsayos en fase III.

Ensayos Fase III

• Durante los ensayos en fase III se compara el nuevo fármaco o terapia con el tratamiento estándar para confirmar su eficacia.
• Los pacientes se asignan aleatoriamente al grupo que recibe el nuevo fármaco o terapia o al grupo que recibe el mejor tratamiento estándar.
• Es necesario contar con un número elevado de pacientes para poder medir la validez estadística de los resultados porque hay factores como la edad, el sexo, la raza y otros factores desconocidos que pueden afectar a los resultados.
• Con el fin de poder conseguir un número adecuado de pacientes para poder llevar a cabo un ensayo en fase III habitualmente intervienen diferentes investigadores de distintos hospitales o instituciones.

Ensayos Fase IV

En esta fase se hace una evaluación continua de la efectividad del tratamiento y de los efectos secundarios y, además, se amplían los estudios para evaluar su efectividad en diferentes tipos de cáncer.

Antes de finalizar quisiera recordar a los pacientes la dedicación y el interés de los diferentes profesionales sanitarios que intervienen en cada area médica y, en particular, en las áreas de trasplante y linfoma. Es muy importante que los pacientes se sientan con plena confianza con su equipo y, si esto no ocurre, es lícito y recomendable pedir una segunda opinión médica. Si el paciente es candidato a recibir un nuevo fármaco o un nuevo procedimiento de trasplante lo mejor es que sea incluido en un ensayo clínico.